Cuencos tibetanos: qué son, cómo y para qué se usan

Aclaración previa:

De las X jornadas islámicas de Almonaster la Real, en las que participe realizando un taller de cuencos tibetanos, hay un video de  ipolca titulado Sesión de hipnosis en la Mezquita Almonaster (Huelva).

Para verlo puede pulsar esta dirección:

http://www.flickr.com/photos/ipolca/4000810490/

También puede verse la foto:

http://www.flickr.com/photos/ipolca/4000816786/

Aclaro: no se trata de una sesión de hipnosis sino del comienzo de un masaje sonoro con cuencos tibetanos.

El desconocimiento que en Occidente tenemos sobre estos extraños y maravillosos  instrumentos sonoros que son los cuencos tibetanos nos lleva, a veces, a esta clase de interpretaciones absurdas.

Expongo a continuación algunos de los documentos encontrados en Internet sobre este tema, resultado de la investigación que estoy realizando para la elaboración de mi libro Cuencos tibetanos y armónicos musicales, correspondencias con colores, formas, imágenes, palabras.

Para más información puede consultarse también el artículo de este blog cuencos tibetanos.


Qué son los cuencos tibetanos

Los cuencos tibetanos son recipientes de metal. La aleación fundamental es el bronce (cobre y estaño) a la que, según algunos, se añaden otros metales en pequeñas proporciones. Elaborados

con aleaciones de cinco, siete y hasta nueve metales, siguiendo la tradición alquímica de los siete planetas: oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo.

Enrique Carriedo

Sin embargo, algunos ponen en duda de que realmente en su composición se encuentren estos siete elementos y, mucho menos, que guarden relación alguna con la tradición alquímica. El mito de los siete elementos, que hoy circula por Internet, fue creado a partir de un análisis de la Universidad de Columbia. En un posterior análisis de la Universidad de Oxford no se encontró rastro de estos elementos.

Los vendedores que le dicen que un cuenco es de “siete metales” están usando una técnica de venta. No están lo suficientemente cerca del proceso de fabricación para saber cuántos metales realmente hay en la aleación. Los vendedores de cuencos en Asia siempre dicen que sus cuencos son “siete metales”, a pesar de que no tienen un conocimiento real del contenido. Al contrario de este mito popular, no es posible distinguir la composición de un cuenco tibetano al mirarlo. La verdad es que nadie sabe cuántos metales o exactamente qué metales están presentes en un recipiente individual.

https://web.archive.org/web/20101207054015/http://www.himalayanbowls.com/info.htm?pageName=antiques

 

Dice Jeffrey Thompson:

Entre 1970-1977 tuve una empresa que involucraba la aleación y fundición de metales, la fabricación de moldes y la fundición. Estuve muy involucrado en la mezcla de aleaciones personalizadas de bronce, latón y estaño. Ha sido bastante obvio para mí que la mayoría de los Tazones Tibetanos son una aleación personalizada de “Bell Bronze”, que es una cierta mezcla de cobre y un porcentaje menor de estaño. Latón, por cierto, es cobre y zinc. Sería una propuesta muy difícil para los orfebres primarios incluir metales de alto punto de fusión como el níquel y especialmente un metal de punto de fusión muy alto como el hierro. La mayoría de los tazones son una aleación de cobre y estaño. Creo que es un mito que algunos cuencos antiguos estuvieran hechos de material de meteorito, ya que la mayoría de los meteoritos son hierro y algo de hierro / níquel.

Jeffrey Thompson (Citando el artículo de Himalayan Bowls):

“Científicos de la Universidad de Oxford estudiaron un grupo de antiguos cuencos cantores de Himalayan Bowls durante 2010. Los metalúrgicos arqueológicos del reconocido Departamento de Materiales de la universidad han confirmado el análisis metalúrgico y la evaluación de citas de cuencos de canto antiguos del Himalayan Bowls. El Dr. Peter Northrup y su equipo examinaron un grupo de antiguos cuencos de bronce del siglo XVI al XIX, incluido un cuenco que podría ser mucho más antiguo …
“Los cuencos cantores están hechos de una aleación de bronce de estaño alto. Esta aleación especial está hecha de 77-78% de cobre, 22-23% de estaño. Este tipo de metal se conoce como “metal campana de bronce” y se encuentra en la mayoría de las mejores campanas, gongs y platillos del mundo. El alto contenido de estaño es en parte responsable del hermoso tono producido por los cuencos cantores. Se ha encontrado muy poca variación en la aleación en más de 100 cuencos ensayados por Himalayan Bowls …
“Según los científicos de Oxford, el alto contenido de estaño hace que los tazones sean menos propensos a agrietarse durante la fabricación. Quedaron impresionados por la artesanía. La investigación de Himalayan Bowls encontró algunos cuencos cantores que contienen menos del 2% de hierro. Además de estas excepciones, todos los cuencos de canto antiguos probados solo contienen cobre y estaño …
“La aleación de bronce puro utilizada en los cuencos cantores muestra un dominio real y conocimiento del material. La técnica de recocido a mano utilizada para hacer cuencos de canto se remonta a 4.000 años atrás. Los cuencos cantores son el último remanente de una antigua tradición de trabajo de metal. Los tazones de bronce se han fabricado en los Himalayas durante siglos, tal vez durante 1,000 años. Los nuevos cuencos de canto hechos a mano ofrecidos por Himalayan Bowls están hechos del mismo bronce de alta calidad que las antigüedades finas …
“Es notable pensar que nuestros cuencos para cantar forman parte de una de las artesanías más antiguas del mundo y que los materiales y las técnicas se han mantenido sin cambios durante miles de años”.

https://nagashakti.wordpress.com/2012/01/17/472/

 

No hay evidencias de que fueran usados como instrumentos musicales

Según uno de los consejeros del actual Dalai Lama, al ser preguntado sobre los orígenes de los Cuencos Tibetanos respondió: “Hemos encontrado Cuencos muy antiguos que provienen de la primera historia del Tíbet. Según algunos viejos Lamas que los han estudiado, los usaba una secta muy primitiva  y próxima al BON que rendía Culto al Fuego”. El testimonio de otro Lama llamado THUPTEN LOBSANG LECHE era algo diferente. Según él,” los Cuencos llegaron al Tíbet procedentes de India, donde los usaban para comer y pedir limosna”

En los años sesenta llegaron muchos occidentales a India y Nepal en la gran avalancha Hippy. En las plazas de Katmandú y ciudades del norte de India se encontraron con tibetanos que cargaban con todos sus utensilios para venderlos y sobrevivir. Así llegaron a California, Holanda y Alemania cientos de Cuencos Auténticos.

En los años ochenta y noventa, se expandieron por muchos más países, entre ellos España. Hoy en día es un instrumento que se emplea para numerosos fines, como terapias, meditación, masajes, música, etc, y cuyos efectos y peculiaridades  se siguen investigando en múltiples disciplinas.

Chema Pascual

 

A partir de su difusión por Occidente comienza la leyenda de los cuencos cantores como instrumentos usados por los lamas tibetanos en sus ceremonias secretas. Pero

Lo cierto es que hoy en día los Cuencos  han desaparecido  de la vida cotidiana de los tibetanos.  RANDALL  RAIN GRAY, viajero y que ha vivido en la región del Himalaya durante más de 10 años, estuvo indagando durante todo ese tiempo sobre el origen y uso verdadero de los Cuencos Tibetanos, consiguiendo tan sólo las declaraciones del ya citado Lama T.L.Leche. Ningún tibetano o nepalí sabía decir nada sobre su pasado.  Yo mismo, después de viajar durante más de 15 años por India, Nepal y Tíbet,  jamás pude ver usar un Cuenco Cantor en Monasterios, Gonpas  o Casas.  Y al igual que Randall, al preguntar por ellos sólo me respondían que antiguamente se usaban para comer.

Según el Lama YESHE DORHE,  perteneciente a la escuela Ngag-pa y conocido en Dharamsala (India),  como un Tantra Yogui, decía que muy raramente se había encontrado con un Cuenco  a lo largo de sus viajes por todo el Tíbet. Y afirmaba categóricamente: “La música del Cuenco Cantor no está en absoluto integrada en la práctica espiritual de los tibetanos”.

Chema Pascual


Taller interactivo de Inmersión musical en colaboración con Uzman Almerabet y Joaquín Sánchez Gil en De Una Orilla a Otra: II Jornadas de Diálogo Intercultural entre el aula y el arte. 22 de Mayo de 2009. Facultad de Traducción e Interpretación de la Unversidad de Granada.
Fotografías de Alejandro Lucena

http://www.artesonoro.org/archives/author/luis-lucena-canales


Podríamos señalar también que los cuencos de bronce, similares a los tibetanos, se conocen como objetos arqueológicos

ya en el cementerio real de Ur a mediados del tercer milenio, pero su generalización se produce sobre todo en la segunda mitad del segundo milenio.

Vasos de bronce de momentos precoloniales en la Península Ibérica: algunas reflexiones, Xosé-Lois Armada Pita.

 

A pesar de lo dicho lo que importa es la impresión que produce el sonido del cuenco tibetano en quien lo oye. El cuenco es básicamente una campana y acústicamente se comporta como tal.

Existe la creencia entre los músicos que las campanas no son unos instrumentos musicales ya que sus armónicos no guardan proporción.

Muchos profesionales de la música, que se han acercado a ellas, incluso con la ayuda de estos pequeños afinadores electrónicos actuales tan precisos, han llegado a la conclusión de que las campanas “carecen de nota precisa”, que no forman parte de una música culta por su vaguedad sonora. Sin embargo esto no es así.

La gente supone que la campana no es un instrumento musical porque tiene sus armónicos distribuidos de manera irregular e incluso variable.
Estudios científicos acústicos, sobre todo de las Universidades Holandesas, Inglesas y Alemanas, demuestran lo contrario: las campanas son un acorde, imperfecto o menor, pero que se puede no sólo medir sino incluso modificar dentro de ciertos límites.

Los científicos han llegado a encontrar en una campana media, de un metro de diámetro y de unos 579 kilos de peso, hasta más de 60 armónicos producidos.

Lo más interesante de esa multitud de armónicos producidos, es que tienen diversa duración en el tiempo (algunos duran milisegundos); su conjunto es lo que produce la característica sonoridad de una campana. No obstante hay cinco notas principales, que llaman de manera diferente, según los países. En una campana perfectamente afinada, estas notas reciben los nombres siguientes:

Afinación de la campana ideal

Nota ideal Nombre Francia Holanda
Do0 Nota base Hum grondtoon
Do1 Prima Fondamentale priem
Mib1 (Fa#1) Tercera menor Tierce mineure kleine ters
Sol1 Quinta Quinte quint
Do2 Octava Nominale oktaav

 

hay un armónico que parece ser constante en todas las campanas del mundo, y es la existencia de esa tercera menor (y no mayor) que produce la sonoridad típica de las campanas.
Hemos dicho que las distintas notas tienen una duración diferente a lo largo del tiempo: la nota base o Hum es la que más dura, y la que produce ese largo eco, que en una campana mediana (un metro de diámetro y 579 kilos) puede durar unos tres minutos y en una mayor (de tres metros y unos 15.000 kilos) cinco o seis.
La campana tiene además una característica muy especial, que descubrieron los Hermanos Hemony en Holanda, a principios del siglo XVII, y es que se pueden “afinar”. Luego los científicos han confirmado lo que aquellos magos de la campana descubrieron poco a poco. La campana consiste en una serie de anillos, colocados unos encima de otros, y cada uno de estos anillos teóricos produce una de las notas o armónicos.


Francesc LLOP i BAYO
http://campaners.com/php/textos.php?text=1521


cuencos_1


image005Luis Lucena Canales con Antonio Olías, concierto en Jaén.


El uso que se da actualmente a los cuencos tibetanos está ligado a la musicoterapia, por un lado, y, por otro, a prácticas “espirituales” como la meditación, entendida esta a menudo de manera mecánica. Buscando en Internet se pueden leer cosas como

Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.

Los cuencos emiten una energía que tranquiliza y centra; el Ghanta (campana tibetana) ejerce una influencia motivadora y unificadora; los Tingshas (crótalos), son estimulantes y sirven para identificar bloqueos en los campos energéticos. El Ghanta representa la energía femenina o la sabiduría y siempre es acompañado por el Dorje que representa la energía masculina o la compasión.

Pero ¿qué hay de cierto en ello?

El uso de la música como terapia  se remonta al chamanismo y ha sido utilizado por todas las culturas y religiones sobre todo en su vertiente mística:

Así para el sufismo:

La música es una de las prácticas mas importantes en el Sufismo.
Las remembranzas van acompañadas por distintos himnos y recitaciones.
La música sufi es remembranza de Dios.

Los grandes maestros sufíes recurrían en ocasiones al sama’ (audición musical y danza derviche), y los consideraban un medio de curación de las enfermedades psíquicas; es decir, el sama’ sería lo que hoy llamaríamos músicoterapia o danzoterapia.

http://www.islamhoy.org/principal/secciones/sufismo/musica.htm

También en la cábala judía tiene importancia la música, el recitado de los sonidos articulados vocálicos en torno al Árbol de la Vida, sefirots

Un ejercicio utilizado por muchos y diversos grupos cabalísticos consiste en trabajar con sonidos vocálicos para manifestar la energía de esas esferas diferentes. Esto se hace acentuando el sonido de la vocal de los nombres sagrados asociados a las sefirot específicas (…) El canto de sonidos vocálicos particulares permite que el recitante se conecte con las energía de lo Divino.

Jonathan Goldman en Sonidos que sana.

En el cristianismo el canto gregoriano es considerado una alabanza de Dios y aunque la tradición cristiana pocas veces ha utilizado la música con fines místicos o iniciáticos, San Juan de la Cruz nos habla de “música callada” o Fray Luis de León en su Oda a Salinas dice que la música:

Traspasa el aire todo
hasta llegar a la más alta esfera,
y oye allí otro modo
de no perecedera
música, que es la fuente y la primera.


En general la música para los pueblos antiguos, tradicionales e indígenas, es decir todos aquellos que participan del universo, que no se sienten separados del origen, supone una forma de contacto con las energías cósmicas, en su propio lenguaje, lo divino.

Hay en todas estas práctica conocimientos empíricos expresados en un lenguaje que nosotros ya no entendemos. Muchos de estos conocimientos están siendo rescatados por la medicina científica, la musicoterapia y otras terapias alternativas.

En nuestra época, aquí en Occidente, estas prácticas aunque están de moda, muchas veces están impregnadas de malentendidos, errores y modernas supersticiones, vacuos esoterismos. Todo ello a causa de un mal entendimiento entre nuestro racionalismo y el pensamiento participativo de los pueblos que aún se hallan en armonía con su medio ambiente.


image021Ceremonia contra el fuego, Brujera del Mirador, Cañamero, Cáceres.


Los armónicos y el principio de resonancia

La ciencia ha estudiado acústicamente los sonidos y algunos investigadores creen que su poder curativo se haya en los armónicos y en el principio de resonancia, según el cual una vibración más intensa y armónica contagia y transforma a otra más débil, disonante o no saludable.

Alfred Tomatis, médico, otorrinolaringólogo, foniatra y cirujano, inventor del método musicoterapético que lleva su nombre, dice que los cantos sagrados de las distintas tradiciones son ricos en armónicos de alta frecuencia y que producen un efecto neurofisiológico que recarga el cerebro

El principio de resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo. Es decir es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia.

Como vimos anteriormente los cuencos tibetanos y las campanas, en general, son muy ricos en armónicos, siendo estos además de larga duración y muy intensos. Su capacidad para penetrar e impregnar las frecuencias de los cuerpos y las mentes  de los oyentes es muy poderosa.


image027

Se habla a menudo de “frecuencia sana de resonancia”. Nosotros creemos que esto no es exactamente así. Podría considerarse que cada organismo, como un todo, posee una nota fundamental y que cada una de sus partes vibra en armonía con esa nota. Por eso no hay frecuencias sanas de resonancia, sino en función de ser armónicas con la nota fundamental. Ahora bien, todo organismo está en relación con el universo. Si no vibra en armonía con este, es disonante, y esto es causa de enfermedad.

Según esto sólo las frecuencias de los objetos naturales estarían afinados armónicamente con la frecuencia fundamental cósmica. Pero no es tan simple. El universo, como totalidad, abarca todas las frecuencias posibles, luego no existe una frecuencia fundamental. Lo que importa, pues, es la relación de frecuencias, si es o no armónica con su fundamental. Por eso hay distintos sistemas armónicos en música y todos son válidos. Lo importante es la relación y no tanto la frecuencia.

Hay, no obstante, medidas que guardan entre sí armónicas proporciones naturales.

Cuando interpretamos una canción establecemos un centro de frecuencia en su nota fundamental. Nota que no es fija, sino que fluye como la melodía de una canción universal. Sintonizar, establecer una relación con esa canción universal es entrar en resonancia con ella, en un bello juego o interacción con sus armónicos.

Quizá no otra cosa sea la salud, tanto física, como psíquica o espiritual.


Maneras  de tocar los cuencos:

Golpe, tañer como campanas, frotar su borde produciendo un sonido continuo, suave y aterciopelado que penetra en lo más profundo, o producir reverberaciones y ecos entre ellos o utilizando cajas de resonancia, que puede ser la propia boca del intérprete.

Los cuencos tibetanos pueden ser utilizados para dar

masaje sonoro

El que va a recibirlo se sitúa acostado en el centro de una rueda de cuencos tibetanos, ordenados según el objetivo buscado (relajación, energetización, armonización). A continuación son tañidos con el ritmo, la cadencia y la intensidad apropiados, apoyándose en la entonación vocal. La vibración se transmite, por resonancia, al cuerpo y a la mente. El resultado es similar al de un masaje realizado con las manos, siendo sus efectos, en este caso, más psíquicos que corporales; aunque afectan también a las funciones somáticas.

Música y geometría

La música de armónicos guarda una estrecha relación con la geometría tal y como ponen de manifiesto las figuras de Chladni y la cimática de Jenny. Esto nos permite visualizar y dibujar las vibraciones como mandalas, diagramas, una especie de música congelada.

Cuencos y meditación

Los cuencos tibetanos también son utilizados como apoyo a la meditación. En este sentido nuestra experiencia es que efectivamente aclaran y limpia la mente de pensamientos residuales, acrecientan la atención, volviéndonos más sensibles y perceptivos.


Más información en este blog en la entrada cuencos tibetanos.

Contenidos:

´-Uso de los cuencos tibetanos, también conocidos con el nombre de cuencos cantores, como instrumentos musicales

-Sobre Musicoterapia con cuencos cantores

-Armónicos: qué son

-Música y geometría

-Patrones vibratorios de una campana

-Música y palabra

Anuncios

13 pensamientos en “Cuencos tibetanos: qué son, cómo y para qué se usan

  1. Orlando Pineda

    Gracias por la información. Quiero adquirir unos cuencos como debo elegirlos y cual es la mejor tienda para comprarlos estoy ubicado en Colombia.

    Responder
    1. luislucenacanales Autor de la entrada

      Orlando, no sé dónde puedes comprar cuencos en tu país, lo que sí te recomiendo es que no los compres sin haberlos hecho sonar por ti mismo. Uno se enamora de los sonidos de un cuenco y debe ser él mismo el que lo haga sonar.

      Responder
      1. Raul

        Que interesante ayer compre uno y tocando tres,realmente no hiba a comprar nada pero no pude resistir traer uno a casa, al final es curioso sentí como que el sonido me escogió a mi, no se muy peculiar, gracias por la información.

  2. Pingback: Lo importante de los cuencos tibetanos | Consulta de Terapias Online

  3. fernando dominguez ramirez

    Gracias por compartir tu trabajo de investigación relacionada con los maravillosos Cuencos Tibetanos

    Responder
    1. luislucenacanales Autor de la entrada

      Verónica, aparte de las teorías sobre si sirve o no para esto y aquello, si tiene o no 7 metales y demás… se usa para hacerlo sonar y escucharlo atentamente. Cuando lo hagas me cuentas qué sientes.

      Responder
  4. diana gonzalez v

    yo fui a un taller para aprender sobre los cuencos tibetanos y como tocarlos hacerlos cantar y de verdad mi relajación fue total además de limpiar mi estomago y dormir como bebe sin nada de ansiolíticos ni relajantes! lo único es que ahora que me lleve uno a casa no se exactamente por cuanto tiempo tocarlo además me da cosa ya que mi hijo me dijo que si estaba invocando al diablo a lo cual me entristeció que pensara eso de mi! le dije que no tenía idea de lo que decía en fin voy a preguntar a mi maestro como puedo usarlo sin que parezca algo malo o a que hora lo puedo tocar para no tener que tomarme algo para dormir en fin apenas estoy aprendiendo al escribir esto pienso que me falta mucho… Lindo día

    Responder
  5. Pingback: SANACIÓN CON LOS CUENCOS TIBETANOS O CANTORES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s