Reflexiones en torno a la creatividad

Somos lo que miramos: desde dónde lo miramos condiciona el cómo lo miramos. El desde dónde se refiere a nuestro posicionamiento en la vida: nuestros valores, ideología, prejuicios, creencias, etc. El cómo se refiere al método, pero el método no es independiente de nuestro posicionamiento ideológico, nuestros valores, creencias, etc.

_________

Una nueva manera de mirar.

Krishnamurti la describe a la perfección en su diario:

Existe una observación interna que no es la observación externa vuelta hacia dentro. El cerebro y el ojo que observan sólo parcialmente no contienen la visión total. Ellos deben estar completamente activos pero quietos; deben cesar de escoger y juzgar, pero tienen que hallarse pasivamente atentos. Entonces existe la visión total sin la frontera del tiempo-espacio. En este relámpago nace una nueva percepción.


_________

Estudié la primera cosmovisión o cosmovisión originaria pretendiendo acercarme al Origen. Descubrí que esta, aun siendo la primera representación completa de la realidad, supone ya una fragmentación entre el observador y lo observado. Nos acerca al Origen, pero nos deja en este lado. Si no vamos más allá, siendo uno con los otro-lo otro, seguiremos presos de las palabras, de los símbolos.

_________

He dejado de creer en las palabras. Sólo importan las obras.

El silencio y el sonido cuando surge espontáneamente del silencio… cierta música…

_________

Vivimos fragmentados.

En ámbitos separados, social, individualmente.

Separamos nuestras creaciones en géneros: música y las distintas clases de música, pintura y las distintas clases de pintura, etc.

Incluso, la integración de varios de estos géneros produce nuevos géneros, nuevas fragmentaciones. Separamos los estilos en “ismos”, escuelas, tendencias.

La obra integrada en su medio, de los artistas del paleolítico y de los constructores de megalitos del primer neolítico, nos enseña a hacer arte con los elementos de la naturaleza. Rayos de sol y sombras, líneas visuales en el paisaje, ortos y ocasos sobre el horizonte, golpear de rocas, maderas, manos y cuerpos, reflejos, agua que corre, sonidos articulados, susurros, cantos, voces, ecos de ecos, danzas al ritmo de los planetas y las estrellas… eso es el arte originario. Un arte primordial holístico. Frente a esto qué pobre el arte actual aislado sobre un lienzo, un libro, una pantalla de ordenador, de cine, en un televisor, en una sala de exposiciones, en un teatro, en un museo…

La mirada y la acción del arte originario es la que más cerca se halla de esa “observación interna que no es la observación externa vuelta hacia dentro” a que se refiere Krishnamurti. Es la mirada de los artistas zen y de los místicos de todos las culturas, lugares y tiempos.

_________

El arte originario es un arte sinestésico.

Los distintos sentidos no están separados como no lo están las emociones o sentimientos de los pensamientos, ni estos lo están de la realidad.

La sinestesia se basa en un sistema de correspondencias que si no quiere ser arbitrario deberá tomar como último referente nuestro medio entorno natural. Una observación interna no desligada de una observación externa global, que no clasifica, separa o aísla los objetos de los sujetos, los pensamientos de los sentimientos, los sentidos y sensaciones de los hechos mismos, los medios  de los fines, las causas de los efectos.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Reflexiones en torno a la creatividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s