Testamento (2ª parte), después del fin del mundo

Estos últimos días he estado pensando en la profecía maya del fin del mundo. No es broma. Lo que los mayas profetizaron fue un fin de ciclo. No fueron los únicos. Todos los pueblos antiguos creían que el universo obedecía a la ley del cambio. Todo fin de un mundo implica el nacimiento de otro. Recojo su idea porque no me gusta demasiado este mundo de lobos humanos contra humanos y no estaría mal que terminase.

Me he rebelado a menudo y pensado que Dios se ha equivocado en muchas cosas (curioso pensamiento para un ateo).

Para este nuevo mundo prometo:

-no mirar o al menos no decir lo qué hay detrás de las apariencias (eso molesta a los ciegos)

-dejar en paz a los estúpidos que piensan que nadie se da cuenta de sus intenciones disimuladas con bellas palabras

-amoldarme y reírme de todo

-no ser tan quisquilloso, ni tan cáustico, ser más autocrítico

-decir sí más menudo

-no tirar piedras contra mi propio tejado

-quererme más y seguir queriéndote, sobre todo eso: seguir queriéndote… sin límites

-voy a intentar ser bueno

Anuncios

Un pensamiento en “Testamento (2ª parte), después del fin del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s