El fracaso de los políticos actuales se debe a que se han desentendido de los asuntos del alma: de la moral popular, del arte y de la cultura.

Se han convertido en meros administradores de los asuntos públicos. Se le puede pedir a un gestor que sea eficaz pero no que sea honrado. Un gestor es parte de una máquina (la máquina burocrática) y, por lo tanto, máquina él mismo, y las máquinas no tienen alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s