Archivos Mensuales: octubre 2013

Mi amigo Federico tenía… poema de Juan de Loxa que cantaré en el concierto del día 2N

Conocí a Juan de Loxa en el homenaje que se hizo en Madrid al poeta y amigo Julio Vélez. Al terminar el acto nos encontramos en los pasillos y comezamos a hablar como si nos conociéramos desde siempre. Se empeñó en que tenía que conocer a Fernando González Lucini que andaba por allí, pero no ya se había ido. Me dio sus teléfonos de Granada y de Madrid y quedamos en ponernos en contacto.

Conocía parte de la obra de Juan de Loxa, especialmente su libro Las aventuras de los… (Premio Internacional de Poesía El Olivo 1969), con el que me encontré precisamente cuando agónico ya de la militancia política contra la dictadura regresé con mis padres a esta ciudad a descansar ( y ciego de porros). Para mí y para otros poetas andaluces de mi edad (unos diez años menores que los de su generación) era el referente de una poesía que rompía con los estándares de la época (la poesía social). Nos abría a una manera de concebir la poesía donde la libertad creadora, el absurdo, lo serio y lo en broma, el juego, la ilógica, surreal y profunda, se combinaban dando lugar a algo completamente nuevo, a la “liquidación final de géneros y subgéneros poéticos” como dice Romero Esteo en el suplemento cultural Nuevo Diario

Nos volvimos a ver en Granada. Me llevé la guitarra, pidiéndole permiso previamente. Aquel día tenía que asistir a un acto de la Academia de las Buenas Letras de Granada de la que es miembro (con la letra P, no sé si de peligroso) y Medalla de Honor… me pidió que le acompañara. Aquí pongo una foto que lo atestigua. 

Véasenos en la primera fila a la izquierda del fotógrafo, para el que pueda (verlo). 

Cuando terminó el acto tras los oportunos saludos y presentaciones de algunos amigos acabamos él, Carmelo Sánchez Muros y el que esto escribe en su casa. Y mientras nos tomábamos un vino y charlábamos y escuchábamos canciones de Paco Ibánez, inéditos de Carlos Cano y otros miembros de Manifiesto Canción del Sur, yo interpretaba algunas de mis canciones (no todo al mismo tiempo, claro). Y el caso es que les gustaron, tanto a él (tienen futuro y no suelo equivocarme) como a Carmelo. Por lo que, entonces, yo sentí que ya estaba, si a estos dos les gustaban mis canciones quizá no sería demasiado pretencioso presentarlas a un público más amplio.

De aquí surgió la idea de hacer un concierto en La Tertulia.

Desde entonces he vuelto a la poesía de Juan de Loxa descubriendo ese Dauro que reluce en sus versos (No es Dauro todo lo que reluce, es el título de su autobiografía inédita). Y proponiéndome musicar alguno de sus poemas di con la piedra de toque. Difícil tarea que al fin conseguí, espero que satisfactoriamente, con su poema Mi amigo Federico tenía… (publicado en el número 0 de la revista Poesía 70, diciembre de 1968). He aquí el poema que cantaré en el concierto del día 2 de noviembre en La Tertulia de Granada,que presenta el mismo Juan de Loxa y tendrá como músicos invitados a Juan Trova y a Uzman Almerabet

Espero estar a la altura de las circunstancias y del público asistente.

Quedan ustedes invitados.

————

Mi amigo Federico tenía
un teatrillo de juguete. Era
presti… a ver si lo digo de un tirón…
prestidigi… ¡Caramba! pres-ti-di-gi-tador.
                                            Llevaba
dentro de la manga, del sombrero
                    de copa,
en sus mil pañuelos de gasa de colorines,
bandadas de palomas de papel de fumar del abuelo,
caretas rojas, caretas de ojos blancos,
caretas para la primavera amarillas, y negras
para su paseo matinal por Brooklyn.
Era mi amigo. Me quería. Y los dos
-compartidos- tuvimos 1000 amantes de bronce.
Tenía,
teníamos, un apartamento en el 7º
piso de un bloque frente al mar. Y por las noches,
un rumor de idas y venidas aderezaba
nuestro lecho.
                      Cantaban
coros de golondrinas, ronquidos, un pleamar
que se desboca en los labios, la brisa
de kilómetros de abrazos ascendiendo
hasta una placidez recubierta
de musgo o jaramagos silenciosa, donde
muchachas, si crecieran,
recogerían lirios a espuertas y donde el vino
correría como el azul de la otra acera:
rumor gemelo de idas y venidas.
Pero
teniendo en cuenta
que de todo esto hace ya, por lo menos,
500 ó 70
veces 7 años, y que aquella
aventura fue secreta como un nicho…
                                     …si yo ahora, aquí,
no os lo cuento, nadie hubiera podido
escribirlo en vuestras vidas.
Juan de Loxa

 

Anuncios

Poema de Julio Vélez que cantaré en el concierto del día 2 de noviembre

En el concierto del día 2 de noviembre en La Tertulia de Granada cantaré el poema de Julio Vélez que interpreté en el homenaje que se le hizo en Madrid

Estás (estoy) aquí,
al borde mismo de la alegría.
Sintiendo
cómo las ventanas se abren,
se inundan los rincones.
Estoy aquí. Estás con la vida.
Con las manos bebiendo de las lluvias
como libertades
presentidas.
Así te siento. Me sientes en el latido.
como fantasma,
como amor prohibido,
como arco y luz de las esquinas.
Haciendo que a revolución me suene el alma.


———
Sobre Julio Vélez
http://juliovelez1946.blogspot.com.es/

 

 

El día 2 de noviembre, a las 22 h. concierto A ContraTiempo de Eluis Lucena en La Tertulia de Granada

Hará la presentación Juan de Loxa y actuarán como artistas invitados Juan Trova y Uzman Almerabet.
Cantaré canciones satíricas, de amor y de combate. Interpretaré canciones propias con letras mías y de poemas de Juan de Loxa, Fernando Pessoa, Blas de Otero y Carlos Edmundo de Ory.

Creo que el arte consiste en acentuar los puntos débiles y que la misión de los artistas se basa en puentear a contratiempo, creando puntos de apoyo a partir de los tiempos débiles convertidos en fuertes por su unión con otros tiempos débiles.

2 de noviembre en La Tertulia con Juan de Loxa, Juan Trova, Uzman Almerabet

Ando atareado preparando el concierto del día 2 de noviembre en La Tertulia de Granada. Hará la presentación Juan de Loxa (impulsor de Manifiesto Canción del Sur) y actuarán como artistas invitados Juan Trova y Uzman Almerabet. A los que agradezco públicamente, aquí, su participación, su apoyo.

Comencé a escribir y a interpretar mis canciones a los 16 años (1970) influido por los cantautores de aquel tiempo. Luego, el mercado desvió el curso de los ritmos nacidos de la lucha por una sociedad mejor, devoró las voces de la tierra, transformó las canciones del pueblo en cosas banales y sin poesía, objetos para usar y tirar. Tuve que aprender a cantar (como tantos otros) a contratiempo.

La canción de autor comenzó siendo expresión de la voz colectiva. Creo que deberíamos recuperar no sólo lo que se llamó canción protesta, o de contenido político y social, sino esa clase de emoción, esas especiales maneras que hacen que un poema, una canción, diga lo que los demás pensamos y sentimos.

El cantautor cuando compone tiene que olvidarse de sí mismo, para poder así expresar lo que la gente siente. Sus intimidades personales no son importantes o sólo cuando coinciden/participan de lo que los demás sienten.