Ayer quizá traicionamos nuestros sueños…

…  y ya la piel que compartimos apenas si me toca. Pero aquí siguo. Habrá, sin duda, un mañana; jamás, un mañana sin dudas; ninguna obligación, ya solo la alegría y si dolor, la pena. Ninguna obligación, ni de estar vivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s