Archivo de la categoría: Creatividad

El charco que soy

el-charco-luislucenacanales

Solo si me veo cómo realmente soy (un simple charquito confinado en sus orillas) podré entender que mi agua es tu mismo agua, que solo existe un agua, lector.
En el charco formado por la lluvia se encuentra la respuesta a quién soy yo (y tú). Él vive en la ilusión de sus orillas.
La atención a lo que se dice, a cómo se dice y a si lo que se dice se corresponde con lo percibido nos lleva a la corrección creativa, que profundiza en la primera observación y precisa la expresión. El arte de la escritura: aprender del instrumento: el texto, el idioma, el lenguaje es el escritor.

Guía del (buen) escritor
Luis Lucena Canales
http://guiadelescritor.com/wp/

Anuncios

Una nueva oleada creativa

Vivimos una época de globalización en todos los ámbitos de la sociedad. La universalización de las comunicaciones propicia el diálogo entre las distintas concepciones del mundo, entre las diferentes culturas. Los artistas, ya seamos poetas, escritores, pintores, actores, músicos, cineastas, etc., no podemos estar ajenos a este proceso que envuelve todos los aspectos de la creación y de vida. Por ello creemos fundamental la propuesta que sobre la creatividad y el diálogo hacen David Bohm y David Peat en su libro Ciencia, orden y creatividad.
Explican estos autores la importancia de la imaginación creadora, no sólo en el arte, sino en todos los aspectos de la vida, y sugieren que “cuando la imaginación ‘cristaliza’, su forma pasa a ser fija”, dando lugar a imágenes mentales de tipos conocidos que se limitan a relacionarse y combinarse entre sí, y se vuelven “excesivamente rígidas” al considerarse “absolutamente necesarias para el bienestar de la psique y de la sociedad. Como resultado, la mente queda atrapada en un juego sucio por intentar defenderlas. En este proceso, las fantasías se confunden con la realidad y las relaciones lógico-formales de los conceptos con la verdad.”
Por tanto, “ya que el potencial creativo es algo natural, lo fundamental es dejar a la luz los supuestos rígidos que lo bloquean y entonces ser capaz de disolverlos. Esto producirá una transformación en el orden de la conciencia y la atención, lo que permitirá que la mente responda libremente a las nuevas percepciones creativas.”

En nuestro campo de actividad, como artistas, creemos necesario clarificar la relación entre el arte y la vida, entendiéndolos como totalidad inseparable, lo que implica la concepción de la obra de arte total, no como suma o acumulación de partes dispersas, no por medio de una síntesis intelectual, sino como resultado de una práctica y concepción holística que esclarezca los ejes orientativos básicos y principios subyacentes de la visión del mundo que toda obra de arte representa. La totalidad es más que la suma de sus partes.

Nos sumamos, pues, a esa “nueva oleada creativa para hacer frente al reto extraordinario ante el que se encuentra la raza humana”, semejante al que ocurrió en el Renacimiento, “una transformación radical en la que se incluían la ciencia, el arte y una nueva visión de la humanidad, la cultura y la sociedad (…), pero todavía más profundo y extenso.”Si bien, creemos que no se trata de negar nuestros orígenes en un movimiento que destruya todos los puentes a su paso, en una carrera hacia ninguna parte. No es siendo excluyentes como somos creativos y originales. Lo somos si nos aproximamos al origen tanto como avanzamos en ese movimiento que Salvador Pániker ha llamado retroprogresivo, si somos capaces de ir de lo intercultural a lo transcultural, indagando en nuestro inconsciente colectivo y enlazando con nuestros orígenes.
Pensamos que una manera de hacer esto es recuperar e integrar en nuestra actual concepción del mundo el enfoque no escindido de las cosmovisiones antiguas, indígenas y tradicionales, religándolas con nuestra época, reconstruyendo el lenguaje universal de los símbolos, pero… somos conscientes de que es una manera más de hacerlo. No pretendemos que sea la única.

Lo retroprogresivo

Es término acuñado por Salvador Pániker en Aproximación al origen, donde dice:

“Allí donde el avance no es retroprogresivo, los costes del progreso exceden a sus ventajas”.

“La distancia al origen nos exaspera, nos deja huérfanos. Llega un momento en que las palabras sólo hablan de otras palabras y, en consecuencia, ya nadie sabe de qué se trata. La serie de abstracciones que hacen posible el tratamiento científico y comunicable puede convertir el discurso simbólico en una mera especulación o ejercicio mental. Podemos construir sofisticados edificios sobre el arte de vivir, pero ser incapaces de vivir. Sólo a través de una recuperación crítica del origen, las palabras cobran un significado real.”.

“Hemos visto que el proceso de racionalización progresiva, que según Max Weber ha caracterizado a la sociedad moderna, tiene como contrapartida un crecimiento de la irracionalidad subterránea. El incremento de racionalidad se hace con cargo a un capital también creciente de locura y de deseo; en suma, de caos; capital que tarde o pronto exige el cobro de sus dividendos. Por esto es preciso que nazca un nuevo tipo de animal humano capaz de ser, a la vez, loco-y-cuerdo; capaz de resistir el riesgo y la complejidad de los tiempos; capaz de adaptarse a la nueva cota de ambivalencia.”

Ese movimiento en las dos direcciones opuestas que se unen en el origen es a lo que Salvador Pániker llama lo retroprogresivo.

http://eljaina.wordpress.com/2007/05/23/una-nueva-oleada-creativa/

 

Curso online: Software libre para escritores y creativos de la palabra

El uso de las TICs y de Internet no tiene porqué ser privativo de los expertos.  Con la web 2.0 ha llegado el tiempo de los creadores, simples usuarios que toman estas herramientas en sus manos para crear espacios y contenidos que tienen que ver con sus vidas. 

Aprederemos a conocer y a utilizar el mejor software libre para escritores y a personalizar OpenOffice para la escritura creativa. Incluye extensiones, plantillas, personalización de menús y barra de herramientas.

Los alumnos, una vez terminado el curso, estarán capacitados para:
utilizar y personalizar a su gusto y necesidades las herramientas y programas básicos, que se pondrán a su disposición de manera gratuita, para facilitar la escritura creativa, tales como: plantillas, barras de herramientas, menús para OpenOffice…
autopublicar sus escritos en formatos digitales para ebooks.
publicar un blog personal en wordpress o blogger.
dar a conocer y promocionar sus textos en Internet.
El curso se compone de 8 sesiones que se realizarán semanalmente durante dos meses, por correo electrónico y chat.
En el primer mes se recibirá la primera parte del conjunto de aplicaciones LitterAPlic para escritores compuesto por:
-aplicaciones para escritores en OpenOffice (plantillas, cuadros de textos, menús, barra de herramientas y macros… )
-programas externos gratuitos o URL para instalarlos. Todos en su versión portable (no necesitan instalación).
-documentos de ayuda.
En el segundo mes se recibirá la segunda parte de este conjunto de aplicaciones necesario para realizar el curso.
Las sesiones constarán de:
-texto de introducción y contenidos de la sesión.
-ejercicios y propuestas a realizar por los alumnos.
-elaboración y evaluación de textos con las herramientas elegidas.
-sesión de una hora de chat personal con el profesor.
Los objetivos del curso son:
Los alumnos aprenderán a conocer y utilizar herramientas digitales de procesamiento de textos, autoedicción, publicación y promoción de sus propios textos en la web por medio de blog y plataformas especializadas.
Los contenidos de las sesiones serán:
  1. Instalación del solfware LitterAPlic, descripción de los componentes.
  2. Introducción al método Aprende a escribir creativa y correctamente en 7 lecciones.
  3. Técnicas y herramientas usadas en LitterAPlic: descripción, uso y práctica.
  4. Software libre y gratuito para escritores incluido en las herramientas LitterAPlic.
  5. Publicación en la web: conocimientos básicos para la publicación de blogs.
  6. Crea y perfecciona tu blog en wordpress o blogger.
  7. Introducción a la autoedicción (ebooks): recursos, uso y práctica.
  8. Promoción y publicación en páginas especializadas.

Más información en el archivo pdf

Información e inscripción: formulario de contacto. 

Publicidad participativa: la nueva mentira

Que no le deis más vueltas, dijo. Allí donde se abre un espacio de participación acuden las gentes a tomar lo que consideran suyo, a costa de dejar a otros sin la porción que le corresponde por el simple hecho de ser, existir, estar vivos. Esta enseñanza la tuve siendo un niño, en mi primer año de colegio, y toda mi vida, a partir de entonces, ha sido una continua reafirmación de esta experiencia. Los profesores dispusieron en un montón todos los juguetes y nos dejaron elegir empezando por los mejores. Como éramos tantos la única manera de acceder a un buen juguete (o simplemente al juguete de tus sueños) era imponerse a fuerza de agarrones, a costa de codazos a los demás niños. Evidentemente, fueron los más fuertes (físicamente, claro) no los más inteligentes sino los más astutos, los que tenían menos escrúpulos en pisar a los compañeros obtuvieron mejores regalos. Aquello fue, sin duda una pedagógica manera de estimular nuestra competitividad, nuestra codicia y, para mí, causa de mi primera decisión importante en la vida: yo no iba a participar en aquella guerra. Como resultado mi juguete fue un pobre camión de madera cuando otros se llevaron trenes eléctricos, bicicletas… Mi premio fue aquella enseñanza.

Siempre que se abre un espacio de participación allí nos juntamos no para compartir y colaborar sino para intentar llevarnos algo. Mientras esto siga ocurriendo, y pasa incluso entre los que dicen querer cambiarlo, todo intento de reforma social será en vano. 

Así que no me vengas ahora con las buenas palabritas de ese novedoso concepto: publicidad participativa, al fin y al cabo no es sino la misma mercadotecnia de siempre. Los de los codazos adaptándose a los nuevos tiempos. La única publicidad no engañosa para un producto es el  producto mismo, así como la mejor publicidad para un escritor son sus palabras no sus premios, su curriculum. Ya sé que seducir mediante el simulacro no es exactamente meterle a otro el codo por la boca, pero se trata de otra clase de violencia más sutil: la violencia del disimulo no es sino una violencia en la sombra. Cuando alguien llama la atención de los demás a voces está condenado a ofrecer lemas vacíos de contenido; gritos, no razones.

Los auténticos artistas tienen que arrebatar Internet a los publicistas de la nueva mentira pero no con sus métodos, pues el mensaje de un artista es su obra, así como el mensaje de un producto es el  producto mismo. Este cambio exige el protagonismo de un usuario consciente y creativo dispuesto a defender su territorio y no dejarse avasallar por las marcas/autoridades que imponen a base de dinero los mercaderes.

Una marca es un lema sin contenido, así que si eres un hombre libre defiende lo tuyo y conviértete en publicista de lo que tiene valor por sí mismo y no por la manera de anunciarlo.

Y eso es todo, concluyó mi amigo.

Share

Para hacer realidad el cambio

“¿Es posible el regreso, la vuelta al inicio del camino? Se vuelve, nos enseña la sabiduría que se desprende de los mitos, las tradiciones y las religiones, pero se regresa cambiado, el que regresa es otro. Aprendizaje: transfiguración. Si el camino es una trayectoria en espiral, el método ahora consciente de sí descubre y nos descubre distintos.”

Educar en la era planetaria.

Edgar Morin, Emilio Roger Ciurana y Raúl Domingo Motta

Algo parecido nos enseñó Salvador Pániker con su concepto retroprogresivo  y su filosofía de la ambivalencia.

Para hacer realidad el cambio que se precisa no basta con defender el ecologismo es necesaria una mente ecológica. Es decir, una mente conectada y en equilibrio con la naturaleza, como la de los pueblos que han convivido en armonía con la naturaleza hasta la época de la razón ilustrada, la industrialización, la sociedad de consumo, la destrucción de los ecosistemas y de los recursos naturales, el despilfarro. Sin esta mente/conciencia a lo único que podemos aspirar es a ciertas reformas que a la larga agravarán los problemas. Es el error de la ecotecnocracia que se nos viene encima. No se trata de curar a la Tierra sino de dejarnos curar por ella.

Es necesaria una nueva oleada creativa.

El proceso creativo humano es análogo al proceso de creación en la naturaleza. La pedagogía del proceso creativo es análoga a la pedagogía de la acción holística. Eso nos enseña el Arkegrama. De eso trataré en mi nuevo blog:

La fisura creativa

 

Share

Arte, salud y ecología

El arte nació ligado a las formas y ritmos de la naturaleza, ligado a la totalidad de la vida y no sólo a una parte de esta. Luego, con el tiempo dejó de ser totalidad, objeto completo e inseparable de su medio para convertirse en una representación simbólica o conceptual de otra cosa, es decir, algo aislado de su medio, algo abstracto.

Pero, antes de llegar a ser representación al margen de su medio, imitación aislada del objeto representado, se manifestó a través de obras integradas de tal suerte que podría afirmarse que eran propiamente naturaleza. Arte que intentaba mejorar el medio según la naturaleza, no contra la naturaleza, tal y como reza la máxima alquimista.

Este tipo de arte puede observarse en el arte rupestre y megalítico, el arte de los chamanes paleolíticos y de las sociedades colectivistas de cazadores recolectores, o incluso en el arte del primer neolítico y de la edad del primer metal, edad del cobre o calcolítico, en cierto arte antiguo primordial y tradicional comunitario (como el flamenco, por ejemplo, o ciertas manifestaciones colectivas más o menos disfrazadas de religiosas), en ciertas formas de arte tradicional y, por supuesto, en el arte de los pueblos indígenas actuales.

Fuente: Thomas Schoch at http://www.retas.de/thomas/travel/australia2005/index.html

Aquella primera alianza entre arte y naturaleza se rompió:

1º por un imperativo ideológico religioso. Los objetos artísticos se convirtieron en símbolos separados de su medio, fuera del contexto en el que habían surgido y tenían sentido. Su nuevo medio fue el discurso ideológico religioso, el dogma y los nuevos templos ajenos al paisaje y al discurrir de los astros en el cielo. Se convirtieron en objeto de adoración y culto. Objetos rituales propiamente dichos

2º por un imperativo estético se convirtieron en objeto de disfrute y gozo narcisista

3º por un imperativo mercantil y productivista se convirtieron en objeto de consumo. Un poco antes habían sido objetos de expresión propia para el artista dejando de ser objeto de expresión del grupo. Es decir, objeto de uno para muchos y no, como fueron en un principio, objetos de todos para todos, objetos sociales ajenos a la lógica mercantilista.

En aquel arte que llamaremos primordial, se observan las siguientes funciones, como un todo:

1º expresiva: colectiva o comunitaria, expresión del grupo

2 pedagógica: del artista por excelencia, el artista primordial o chamán, al resto del grupo, como creador/ transmisor y del grupo al artista/recopilador de la cosmovisión colectiva. En este sentido el arte tiene una función social, cohesiva

3º lúdica, en la medida en que el juego es pedagógico y liberador

4º terapéutica, en cuanto el arte nos pone en relación con los ciclos naturales y rearmoniza al ser humano con su entorno natural. Esta función no es distinta de la estética ya que, lo mismo que la filosofía fue abandonando su función terapéutica,

Foto: Albeins

el arte dejó

de ser lo que fue en un principio y todavía era para los griegos: una actividad que tenía que ver con la creación y percepción de la belleza, es decir, lo estético (griego: aisthetikós, susceptible de percibirse por los sentidos (Joan Corominas) de áisthesis, sensibilidad (María Moliner) o facultad de percepción por los sentidos, y este de aisthánomai, yo percibo, comprendo (Joan Corominas)) para convertirse en lo que fue para los romanos: una habilidad, una profesión (latín: ars, artis).

http://eljaina.wordpress.com/el-arte-terapeutico/

De aquí, y pasando por una etapa de expresión de la intimidad del artista, exclusivista, egocéntrica y narcisista (como sigue siendo hoy) acabó, como dijimos más arriba, por convertirse en un mero objeto de consumo.

El paradigma ecológico nos devuelve de manera implícita, aunque aún no todos los movimientos ecológicos sean plenamente conscientes de ello, al espíritu de los antepasados, a la antigua relación arte/naturaleza. La ecología nos permite comprender, con metodología científica  y, por tanto, de acuerdo con nuestra actual manera de entender el mundo, aquello que los antepasados entendieron de forma empírico-intuitiva, a saber: que el ser humano no es distinto, ni está separado de su medio (social o natural) sino que es, precisamente,  su medio.

Es evidente que el arte así desnaturalizado, en la medida en que sirve a una ideología o se convierte en objeto simbólico al servicio de un dogma o sirve al mercado como objeto de consumo, no es un arte de la vida y para la vida, aunque pueda ser llamado arte ecológico. También la ecología es susceptible de convertirse en ideología, dogma y mercado.

Autor: Heart of Oak

Habría que preguntarse si un arte que se muestra ajeno a las desigualdades e injusticias sociales puede ser considerado, cabalmente, como un arte de la vida y para vida.

Habría que preguntarse si un arte que no recupere sus funciones primarias/primordiales, hoy olvidadas y las reactualice, puede ser llamado arte ecológico. Que recupere no sus materiales, temas, métodos o herramientas, sino aquel su primordial espíritu, aquella primaria visión que conecta con una concepción del mundo integrada en su medio.  Habría que preguntarse si es posible un arte ecológico que no sea un arte de la vida y para la vida o, si un artista, con conciencia ecológica que crea un arte de la Tierra y por la Tierra, no nos dará también un arte del Hombre, por y para el Hombre, por y para el ser humano total, completo, holístico (de holos, en griego: completo, sano).

Bosque de Oma, en Kortezubi (obra de Agustín Ibarrola).  Foto : Simoncio

En este aspecto el arte recupera su función terapéutica, ya que la salud no es sino como dijimos la armonía/solidaridad (con la misma raíz que sólido, ser uno) con el medio.

Salud física y mental, psíquica y anímica sólo posible cuando la creatividad, sin interés personal alguno, es el centro de la vida colectiva.

Share

Mi comentario a “Qué está pasando. De la rabia al asco” de Vicente Luis Mora.

Vicente Luis Mora ha publicado en su blog Diario de lecturas un magnífico artículo sobre la actualísima literatura de la rabia y del asco. Mi enhorabuena.

Este es mi comentario:

Ahora me entero –y yo en la inopia como siempre- de esta literatura de la rabia y el asco. Perdona que me ponga a contar batallitas pero eso es mucho más antiguo: para mi generación –los más jóvenes de la lucha antifascista o por la democracia, con un pie en cada régimen- comenzó cuando los políticos vendieron nuestra lucha y nuestra sangre por un futuro sin futuro. Después dijimos: “y menos mal que no ganamos, pues nuestros mayores lo que propugnaban eran la dictadura del proletariado”. Y luego, la movida… los niñatos que venían frescos por no haberse roto en la lucha callejera clandestina coparon el mercado desplazándonos con sus consignas: ya no hay futuro, el arte es el mercado. Sin discurso, en la cuneta, probamos el asco de los malditos. Lo conté ya de vuelta de todo ello -en la década de los 90- en mi novela Periferia o muerte.

Quien quiera puede bajársela gratuitamente.

Todo eso estaba ya, sin pena ni gloria, en El espíritu de la serpiente.

Pero aún no había llegado el asco a la literatura, aún estábamos en una época de prosperidad y progreso, aunque alguno ya veíamos las orejas al lobo. Y ahora, cuando el lobo está aquí, comienza a verse el asco y la rabia en la literatura. Qué perspicacia.

Nosotros, la gente de mi edad (nací cien años después de Rimbaud), la que no se ha vendido al sistema (si es que queda alguno), no somos una generación, sino una intergeneración que en realidad no existe. Ni los mayores del 50 nos aceptaron por no tragar con su socialdemocratismo o su comunismodemocráticodelaconciliación, ni los del 68, que en este país ni existió, pues vivíamos aún en la posguerra. Para la transición y la movida llegamos demasiado tarde. Nuestro discurso pasó del nihilismo (el asco y la rabia actual) a la investigación en nuestros orígenes buscando algo auténtico-raíz a la asirnos y sostenernos. Y ahora que vamos sacando algo en claro llega el pasado (el asco y la rabia ya superada) a sobreponerse de nuevo al futuro que viene.

Pues eso, a un paso por delante, ausente,… lo que por otro lado podría suponer una ventaja, pero no precisamente hoy en el que se valora la instantaneidad y a nadie le interesa demasiado quienes sean los que le precedieron.

Me temo mucho que ese asco y rabia sea un lujo de señoritos del primer mundo. Mientras aquí nos asqueamos los africanos trepan las rejas del paraíso del primer mundo. Aquí todo es simulacro (Baudrillard).

La literatura, así, siempre a un paso detrás de la realidad, excepto en algunos poetas videntes (de ahí la exigencia de Rimbaud).

No, no es ahora el momento del asco y de la rabia, ni siquiera de la línea crítica, resistencia y barricadas, es el momento del regreso progresivo (Salvador Pániker). Sí, Daniel Bellón se te escapa una. En el momento del decrecimiento esa es la lucha. Seguiremos siendo los ausentes.