Archivo de la etiqueta: canción de autor

Presentación del libro “Hablando en plata” de Luis Miguel Sánchez Tostado

Todo un placer encontrarse con amigos y maestros de la escritura como Andrés Cárdenas Muñoz y Luis Miguel Sánchez Tostado, de los que siempre se aprende. Todo un gusto participar en la presentación de los 25 años literarios de este último. Hablando en Plata es un libro que merece la pena leer. Autores con Luis Miguel, que habla y escribe en plata, son cada vez más necesarios en la vida literaria de este país.

 

 

 

Anuncios

A contratiempo

Hoy rescato este texto que compuse para mi presentación como cantautor en la Tertulia, en noviembre de 2013, y que no leí entonces.

——–
Entonces estábamos todos encantados, me refiero, claro está, a todos los que estábamos (encantados, ilusionados, convencidos, animados), pero, luego… ay, luego… a los traidores les quedó toda la razón que nos robaron.
Y así nació el desencanto, la decepción, el desengaño. Como Faetón que quiso alcanzar el sol, caímos y seguimos hundiéndonos hasta el fango. A quién le importa eso, hay que ser positivos.
Y como era poeta hice lo nos pedía Rimbaud: encanallarme todo lo posible.

Dice el poeta:

El primer objeto de estudio del hombre que quiere ser poeta es su propio conocimiento, completo; se busca el alma, la inspecciona, la prueba, la aprende. Cuando ya se la sabe, tiene que cultivarla; lo cual parece fácil: en todo cerebro se produce un desarrollo natural; tantos egoístas se proclaman autores; ¡hay otros muchos que se atribuyen su progreso intelectual! — Pero de lo que se trata es de hacer monstruosa el alma: ¡a la manera de los comprachicos, vaya! Imagínese un hombre que se implanta verrugas en la cara y se las cultiva.

Digo que hay que ser vidente, hacerse vidente. El poeta se hace vidente por un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos. Todas las formas de amor, de sufrimiento, de locura; busca por sí mismo, agota en sí todos los venenos, para no quedarse sino con sus quintaesencias. Inefable tortura en la que necesita de toda la fe, de toda la fuerza sobrehumana, por la que se convierte entre todos en el enfermo grave, el gran criminal, el gran maldito, — ¡y el supremo Sabio! — ¡Porque alcanza lo desconocido!

Y dice Pere Gimferrer, que no acabó anulado sino académico de la lengua:

“… y los poetas acaban así: heridos, anulados, muertos-vivos, y por eso los llaman poetas.”
Pero, la presión del “lo mismo si alcanzo una victoria desastrosa como si sucumbo, el combate será hermoso: yo solo contra la humanidad” (que declara Lautremont), del maldito que hace “un pacto con la Prostitución para sembrar el desorden en las familias”, no puede mantenerse durante mucho tiempo. Lautremont se desvaneció en la historia (quizá ni existió), Rimbaud se hizo traficante y antes de morir se convirtió a la religión de la que había renegado. Nosotros nos hicimos intimistas, sentimentales, hedonistas antes de volver al civismo y reencantarnos débilmente, como corresponde al espíritu de nuestro tiempo.

Resultado de aquella indagación en las sombras es mi libro “El espíritu de la serpiente”, un libro sólo para espíritus que se atreven a reptar porque quieren aprender a volar, y “Periferia o muerte”, novela a partir del diario del verdadero autor de aquel libro.

Como todos los malditos yo era un moralista.

Sin embargo, no fue esa la tendencia:

Dejamos atrás a los poetas fuertes que cantaron a la inmensa mayoría su poesía como un arma cargada de futuro y dijimos ¡presente! como el soldado en el batallón de los dispuestos a morir por baratijas. Consumiento el presente blando que dura el tiempo de la simulación.
En realidad no habíamos salido de la esfera del encantamiento, simplemente habíamos cambiado el objeto del deseo. Antes lo poníamos fuera, en los otros, ahora, dentro, en nosotros mismos. Así, cuando volvieron las condiciones favorables de los encantamientos, nos volvimos cívicamente escépticos. Algo aprendimos:

1. El proceso es circular y se regenera a sí mismo.
2. No se puede escapar de él a través de su opuesto.
3. Solo podemos superarlo introduciendo una nueva actitud, que llamaremos ludismo y se basa en la comprensión de que la vida es un juego. Esta actitud ya estaba en poetas como Juan de Loxa. No se trata de ganar o perder sino de jugar a tiempo o a contratiempo.

Juan de Loxa es el maestro que nunca quise tener. Nunca quise maestros vivos, sino estanterías repletas de libros… pero Juan de Loxa se hace querer. Creo que él tampoco cree en los maestros.

En fin, como dice Brassens:

Mourir pour des idées,
c’est bien beau mais lesquelles?
Mourrons pour des idées,
d’accord, mais de mort lente.

Esto ya pasaba, hace milenios, en el patio del colegio

La eterna cuestión: la unidad, no de las izquierdas, sino del pueblo. No la unidad de las ideas, sino de los hechos. Ciertamente resulta sorprendente que muchos todavía antepongan las ideas a los hechos. La unidad es un hecho o no es nada y para que lo sea no basta con querer la unidad, hay que sentirla. La diferencia entre el pensar y el sentir.

La política está hecha de pensamientos, de ideas (mi solución frente a tu solución), quizá vaya siendo hora de que empecemos a hacer política desde los sentimientos (mi sufrimiento o mi alegría no se oponen a tu sufrimiento o alegría, sino que son algo común). Cuando digo esto, o lo canto, alguien puede pensar que es otra solución, de las ideas, porque no basta con decirlo, hay que hacerlo. Y en eso estamos. Al final lo importante es lo que se hace, en el día a día, en lo grande y en lo pequeño.

Estamos desde hace milenios, diciéndonos unos a otros lo que es mejor, lo hay que hacer (mi o nuestra solución ya que tengo/tenemos una especie de conocimiento o don especial) en lugar de reunirnos, hablar sencilla y libremente y a continuación realizar lo acordado. Por ejemplo, en el campo de las organizaciones del pueblo siguen existiendo, por encima del sentimiento común, colectivos luchando entre sí tratando de imponerse mutuamente la solución. Pero la solución solo puede venir del entendimiento entre todos los implicados en el problema, estén o no organizados. Es, por tanto, una cuestión de método. Creo que parte del éxito de Podemos radica en esto.

Si no adoptamos un método realmente horizontal y democrático para organizarnos seguirán teniendo la dirección alguno de los distintos grupos organizados dentro el grupo común, que somos todos. Si no podemos hablar libremente de cómo ciertos grupos de poder organizados en el seno de la sociedad tratan de imponer sus puntos de vista, los no organizados percibirán que sus ideas y sus sentimientos no cuentan y, por lo tanto, abandonarán.

No creo que la solución, es solo mi idea, esté en los movimientos de renovación de los partidos. Estos son solo un efecto de otro movimiento más importante y renovador, más profundo: el cambio político es siempre antecedido de un cambio social y todo cambio social implica un cambio en la mente y en el corazón de los individuos. Ya veremos si este cambio es real o vuelve a ser otra buena idea: la solución de las mismas mentes privilegiadas de siempre, de esos que se creen mejores porque son más, saben más, tienen más fuerza.

Esto ya pasaba en el patio del colegio.

 

Empeñado en clarificar qué es canción de autor (apuntes para la reflexión)

Se ha banalizado tanto la canción de autor, hoy se ha convertido incluso en una etiqueta de prestigio, aunque al escuchar ciertas canciones de autor nos suenen a canción pop o a cualquier otro género (con todos mis respetos por todo tipo de canción).

¿#cantautores son los que cantan sus propias composiciones? Lo son, literalmente, aunque creo que la etiqueta  #canciondeautor significa algo más:

-el término tiene cierta similitud con otras artes de autor, como por ejemplo el cine, en el sentido de que se trata de un arte no comercial en el que su autor expresa de manera crítica su particular visión del mundo.

-no es posible entender la canción de autor al margen de la poesía. El compositor de canciones de autor es un poeta que pone música a sus poemas y no un letrista que ajusta unas palabras más o menos adecuadas a una melodía. Cómo diferenciar una letra de un poema: lee la letra de una canción sin la música y vas a verlo claramente. El poema se basta a sí mismo, lo mismo que cualquier melodía.

-la canción de autor no se inventó en los años cincuenta, se trata simplemente de la continuación de la canción de los trovadores y juglares medievales que fueron a su vez continuación de la canción recitada o cantada de la antigüedad. Esta afirmación se muestra muy clara en los primeros cantautores y, mucho menos, en los actuales; con excepciones, claro está.

Por eso creo que la canción de autor implica:

-una adecuación entre lo que se dice y el cómo se dice

-una cierta integración armónica entre poema y música, por la cual la calidad por separado de uno de estos dos elementos no basta

-expresión de la visión del mundo del autor en consonancia con la colectividad en que vive. Esta puede ser más o menos colectiva, pero nunca puede ser expresión de lo que el público quiere oír con el fin de que asista a sus conciertos o compre sus discos. Es decir, será auténtica en el sentido de que no se adapte al mercado con el fin de convertirse en objeto de consumo, lo cual no quiere decir que no pueda venderse.

Es por esto que muchos cantautores no hacen #canciondeautor aunque canten sus propias canciones.

 

Entrevista y debate sobre el compromiso de los cantautores actuales en el programa de radio “dirección… GRANADA”

El sábado pasado estuve en  “dirección… GRANADA”, programa de radio dirigido y presentado por El Cheff Essieri, en este participaron los colaboradores habituales del programa Paco Ayala, José Aragón, Luz Sánchez, incluye, además, una intervención telefónica de Juan de Loxa (minuto 115), y mi interpretación en directo de las canciones Yo no estaba y Yo sin ti. El programa tiene distintas secciones además de la entrevista y debate sobre el compromiso de los cantautores actuales (a partir del minuto 60).

http://www.ivoox.com/direccion-granada-16-11-13-programa-audios-mp3_rf_2563367_1.html

http://www.ivoox.com/direccion-granada-16-11-13-programa_md_2563367_1.mp3″

Ir a descargar